Aspecto general de la planta.

1. Mi planta está inclinada.

- Si tu planta recibe más luz de un lado que del otro ves girando la planta cada dos o tres semanas para conseguir un crecimiento equilibrado.

 

- Si tu planta ha crecido en exceso, el peso de la misma hace que ésta se incline hacia un lado. Se puede corregir utilizando una guia o tutor o trasplantándola a un macetero más grande que permita el crecimiento de las raíces.

2. Mi planta está marchita.

Si tu planta parece triste, con las hojas curvadas hacia el interior de la planta, tu planta necesita agua. Riega con moderación y verás que tu planta se recupera en unas horas. 

3. Mi planta tiene un aspecto deforme.

Si las hojas de tu planta se ven deformadas, puede ser el efecto visible de que la planta presenta un déficit de abonado.  Recomendamos un abono líquido especial para plantas verdes de composición equilibrada  NPK 10-10-10 o similar que se debe añadir periódicamente a la hora del riego.

4. A mi planta se le caen las hojas.

La caída de hojas en las plantas de interior puede deberse a diversos motivos. El exceso o la falta de riego (compruébalo), los cambios bruscos de temperatura y especialmente la falta de luz también hacen que las hojas caigan.  Las plantas necesitan la luz para poder alimentarse y si no tienen la luz adecuada, se desprenden de parte de sus hojas para favorecer la entrada de luz. Mueve tu planta a un lugar más iluminado y observa su reacción.

5. Mi planta crece a lo alto pero no a lo ancho.

La yema del tallo principal, produce unas hormonas que hacen que los tallos laterales no se desarrollen tanto. Si cortas la punta de ese tallo principal, haces que se produzcan menos hormonas de ese tipo y permita el desarrollo de los tallos laterales y la planta crezca a lo ancho.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
Plantas para oficinas. Lugares de trabajo saludables. © vegetalstorm-plantas para oficinas