Color.

1. Hojas de un color verde pálido.

Si las hojas de tu planta crecen con un color verde pálido y caen, tu planta necesita más luz. Los cloroplastos de tu planta, que contienen la clorofila que proporcionan el color verde a tu planta no se desarrollan correctamente sin la suficiente luz.

2. Hojas de color amarillo.

Puede que sea algo normal. En algunas plantas, que algunas hojas se vuelvan amarillas antes de caer entra dentro de la dinámica habitual para ir reemplazándolas por otras hojas nuevas.

Si tu planta es nueva y aparecen hojas amarillas puede ser debido a que la planta se está adaptando a las nuevas condiciones de luz y ésto debería normalizarse en pocos días.

Si se presentan en una planta antigua, puede deberse a que necesita abonado, que el macetero se le ha quedado pequeño o que la estás regando en exceso.

3. Hojas marrones.

Las hojas marrones pueden ser simplemente hojas secas, que mueren al ser reemplazadas por otras nuevas durante el proceso habitual de crecimiento de la planta.  También pueden indicar excesos (de luz o de abonado) o déficit (de humedad o de riego). Mueve la planta a un lugar con menos luz, drena el sustrato para lavar el exceso de abono o riega moderadamente para su corrección.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
Plantas para oficinas. Lugares de trabajo saludables. © vegetalstorm-plantas para oficinas